Privacidad: ¿Un lujo del siglo pasado?



La privacidad en Internet es el control de la información que tiene un usuario que accede a la red, interactuando con los servicios en línea en los que guarda o intercambia datos durante la navegación. Implica el consentimiento o el deber a la privacidad personal con relación al acceso, la reutilización, la comunicación a terceros y la transmisión de información a partir de Internet. La privacidad en Internet es un subconjunto de la privacidad de los datos. Las preocupaciones sobre la privacidad se han articulado desde el inicio del uso generalizado de computadoras a pequeña velocidad.


Nadie regala nada. Es por eso que quien tiene acceso ilimitado a la red Wifi quiere recibir algo a cambio. Mientras tú navegando en la red puedes dejar una huella y estos resultados de búsqueda en internet pueden quedar registrados. La información es valiosa, y los sistemas de datos de usuarios puede generar algunos rastreos.


Basta con que el usuario incluya sus datos sociales en un formulario para iniciar una suscripción, se suscriba a una oferta, compita en un concurso; los datos pueden enriquecen esa información con el nombre de la IP (la dirección que corresponde a un ordenador) o con los datos de tráfico por internet a partir de las famosas cookies de las páginas. Y todo lo que no se sabe de un usuario concreto, se puede deducir utilizando la data y los modelos alternativos de hábitos de consumo.


La creciente información de todo tipo de empresas y organizaciones, al acceso generalizado a Internet y el uso abusivo de las Redes Sociales, están convertido al ciudadano actual en el ciudadano controlado y controlable, con su identidad individual, su privacidad y su libertad personal comprometidas: otro difícil problema, del que apenas somos testigos, de la era digital. A continuación damos unas pautas para tener un poco más de seguridad frente a este tema.


Estrategías para combatir la problemática:


1. Los pequeños gestos ayudan a guardar tu privacidad, y el GPS puede funcionar para resguardar la tuya. Son muchas las imágenes que muestran dónde se encuentra el usuario en cualquier momento efectivamente estos vienen con la ubicación de tu propio celular. Acuérdate de que cuando no uses las aplicaciones que piden tu ubicación, desactiva esta funcionalidad.


2. Las redes sociales es donde posiblemente se comparte más información, así que cuida a quién se las das, para qué y sus políticas. Muchas veces puedes desactivar botones que no son necesarios como el GPS, el uso de tu galeria de fotos o micrófono.


3. Podemos apagar los datos cuando no sean necesarios, podemos elegir una red social antes que otra y claro que podemos tener datos que elegimos no brindar. Sobre todo cuando se habla de temas delicados, ten presente incluso el mail que estás utiliando y las posibilidades para encriptar tu información.


4. Consulta organizaciones como Fundación Gabo, Linterna verde, Colnodo, entre otras, para más información sobre seguridad digital.


*Este blog es realizado como prueba piloto con el algoritmo de Aleph (soluciones de inteligencia artificial), para más información sobre cómo crear blogs o notas de largo aliento 100% originales, contáctanos.*